Francesca de Rímini (Canto V Inferno)

Francesca de Rímini  (Rávena, ca. 1259 – Gradara, Pesaro, 1285)

Francesca era hija de Guido da Polenta, gobernante de Rávena y nació probablemente en aquella ciudad. Contrajo matrimonio en 1275 con Gianciotto Malatesta de Rímini fundamentalmente porque esta unión era importante por razones políticas para su padre. Francesca se sintió atraída por el hermano menor de Gianciotto, Paolo, de quien se hizo amante. Cuando su marido descubrió la relación que ambos mantenían, asesinó a la pareja. Como se trató de un caso flagrante de adulterio, Gianciotto no sufrió ningún castigo.

Este fue un caso real que sucedió en Rimini, en la segunda mitad del siglo XIII, y del cual se tuvo conocimiento público en toda Italia, dada la jerarquía de los personajes. Más de 15 años después de la muerte de Francesca, Dante la coloca en el canto V del Infierno, en su obra Comedia. También colocó a Gianciotto en el infierno (canto XXXII).

5d3737ec739974771d98b36cdbfec02d‘Muerte de Francesca da Rimini y Paolo Malatesta’, Alexandre Cabanel. óleo sobre lienzo, 1870.

Para Dante, el pecado de menor importancia es la lujuria. Esto es debido a que la misma consiste en que la concupiscencia toma el control de la razón y hace que el hombre sólo viva para el placer carnal. El castigo que Dante expone consiste en que las almas de los condenados son arrastradas sin rumbo por tremendos vientos. Así como la razón es arrastrada por el impulso de la concupiscencia, el alma es arrastrada eternamente por este viento.

ary_scheffer_-_francesca_da_rimini_en_paolo_malatesta_aanschouwd_door_dante_en_vergilius_1854‘Francesca da Rimini’, Ary Scheffer, 1835, óleo sobre lienzo.

En el pasaje del Canto V de Infierno donde se trata la historia de esta pareja, Francesca, conmovida por la piedad mostrada por Dante le cuenta de aquella pasión tan fuerte que los unió tanto en la vida como en la muerte y del momento en que los dos se dieron cuenta del recíproco amor, mientras Paolo solloza.

Dante, vencido por la emoción, pierde los sentidos y cae a tierra.

“Y ella a mi: No hay mayor dolor,
que, en la miseria recordar
el feliz tiempo, y eso tu Doctor lo sabe.

Pero si conocer la primera raíz
de nuestro amor deseas tanto,
haré como el que llora y habla.

Por entretenernos leíamos un día
de Lancelote, cómo el amor lo oprimiera;
estábamos solos, y sin sospecha alguna.

Muchas veces los ojos túvonos suspensos
la lectura, y descolorido el rostro:
mas sólo un punto nos dejó vencidos.

Cuando leímos que la deseada risa
besada fue por tal amante,
este que nunca de mí se había apartado

temblando entero me besó en la boca:
el libro fue y su autor, para nos Galeoto,
y desde entonces no más ya no leímos.

Mientras el espíritu estas cosas decía
el otro lloraba tanto que de piedad
yo vine a menos como si muriera;

y caí como un cuerpo muerto cae.”

francesco_scaramuzza_-_inferno_canto_v ‘…Temblando entero me besó en la boca.’, Francesco Scaramuzza.

Fuente: http://venusrex.blogspot.com/2012/09/paolo-y-francesca-lujuria-en-el.html

 

Enlaces de interés

Francesca de Rímidi (ópera por Riccardo Zandonai)

Http://artefilia.blogspot.com/2010/07/la-muerte-de-francesca.html

Https://es.wikipedia.org/wiki/Infierno:_Canto_Quinto

 

Por María Cristina Parada.

Anuncios

Un comentario en “Francesca de Rímini (Canto V Inferno)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s