Camelot: Ciudadela y fortaleza del Rey Arturo.

Por: Gabriela Márquez C. 

entercolumnas06

   Si bien se conocen fragmentos de la leyenda del Rey Arturo, siempre su vida ha sido un misterio y si existió alguna vez o si solo es un mito de la literatura medieval, es sin duda, un trama de gran interés para investigar. Es por ello, que uno de los espacios curiosos y llamativos que involucran al Rey Arturo es el del reino donde este vivía y es precisamente, como se conoce en la actualidad, con el nombre de Camelot.

   En palabras de los poetas medievales y otros escritores, Camelot fue la capital del reino del Rey Arturo, el héroe británico que reinó en el seno de una brillante corte. Allí vivía el rey rodeado de sus caballeros de la Tabla Redonda: Gawain, Perceval, Lanzarote, Galahad y otros. Esta ciudadela fue mencionada por primera vez como sede de la corte de Arturo por el poeta Chrétien de Troyes en la segunda mitad del siglo XII, en su poema Lancelot, “El Caballero de la Carreta”. Ademas, adquirió gran importancia durante el siglo XIII en el romancero francés, y desde entonces fue el lugar donde se situó la famosa y conocida Tabla Redonda.

    La Camelot de esos poetas se encuentra en una tierra inmemorial de bosques encantados y castillos misteriosos, pródigos en maravillas y magia. Allí, Arturo, junto a su compañera Ginebra, reina a la cabeza de una orden de caballería basada en la de la Francia de principios de la Edad Media. Mientras tanto, los caballeros del Rey Arturo parten en pos del Santo Grial, pelean contra monstruos, rescatan a damiselas de las garras de malvados hechiceros, o caen en las redes de encantadoras damas que resultan ser hadas. Se enfrentan a peligros físicos y sobrenaturales, y como principio y fin de todas sus aventuras se erige Camelot, su fortificación y el centro de su universo.

   Camelot, palabra que viene del latín “Camulodunum”. Camulodunum y cuyo nombre probablemente proviene de Camulos, dios celta de la guerra. Es el nombre romano de la ciudad de Colchester, en Essex, el asentamiento más antiguo de Inglaterra, y de acuerdo con los romanos es el nombre de la fortaleza y reino del legendario e importante Rey Arturo, desde donde libró muchas de las batallas que delimitaron su vida. La derivación del nombre de Camelot es incierto. Cuenta con numerosas diferentes grafías en la novela medieval artúrica francesa, entre ellos: Camaalot, Camalot, Caamalot, Camahaloth, Kamaaloth, Kaamalot,  Cameloth, Kamelot, Kaamelot, y Gamalaot.

  La descripción de esa Camelot de novela es la de un castillo medieval que domina una ciudad, aunque su localización nunca queda totalmente clara. Sir Thomas Malory, escritor del siglo XV, la identificó con la ciudad de Winchester, en el sur de Inglaterra, ya que ésta fue la capital de los reyes sajones desde tiempos de Alfredo el Grande (849-899) hasta su conquista por los normandos (1066). Pero incluso Malory no es consecuente, y en una oportunidad la sitúa más allá de Carlisle, en el norte de Inglaterra

   El nombre de Camelot, utilizado por los escritores medievales, llevó a los posteriores arqueólogos a identificarlo con otros de resonancia similar. Algunos dijeron que se trataba del Camulodunum romano, Colchester, en Essex; otros lo ubicaron junto al Tintagel, en Cornualles, al parecer lugar donde nació Arturo, en una zona bañada por el río Camel. Sin embargo, el lugar que más alto proclama ser el verdadero Camelot es el castillo de Cadbury, al sur de Cadbury, en Somerset, cerca del pueblo de la reina Camel, que domina el cauce del pequeño río Cam, en Inglaterra.

   Sin embargo, la ubicación concreta de este castillo se desconoce actualmente y podría ser una provincia romano-británica ficticia de la Britania pos romana. Los relatos la ubican en algún lugar de Gran Bretaña y a veces la asocian con ciudades reales, aunque su ubicación exacta no se revela. Dado que la ubicación de Camelot sigue siendo un misterio, la verdad sobre ella, si es que existió, aún se desconoce. No obstante los argumentos acerca de la ubicación de la “verdadera Camelot” se han producido desde el siglo XV y continúa haciendo estragos hoy en las obras populares y a su vez, cuenta con fines turísticos.

   Es por ello, que nunca se ha podido establecer su lugar exacto, aunque según muchas investigaciones, se considera y se asocia con los castillos de Cadbury, Caerlon, Caerwent, Camelon, Camelford, Colchester, Stirling o Winchester. Sin embargo, los romanceros medievales que escribieron sobre este castillo, todos concuerdan en que era una ciudad casi mágica que evoca visiones de este magnífico castillo junto con una metrópoli medieval pos romana desde donde el más poderoso de los reyes británicos, ejercía máxima justicia y mantenía la prosperidad en su reino.

  Finalmente, Camelot está en todas partes y en ninguna, ya que no es tanto un lugar histórico como una ciudad idealizada. A partir de la Edad Media se convirtió en un símbolo del orden en medio del caos, del estado ideal frente a la anarquía, de la civilización frente a la barbarie. Surgió y desapareció con Arturo: nadie reinó allí antes que él, y algunos autores medievales dicen que tras su muerte, el rey Marcos de Cornualles la destruyó. Pero, al igual que el propio Arturo, es imperecedera y perenne en el tiempo. 

Referencias

Artículos de interés: 

Anuncios

Un comentario en “Camelot: Ciudadela y fortaleza del Rey Arturo.

  1. Bastante completo, salvo que el reino de Arturo está ya mencionado, aunque con otro nombre en Geoffrey de Mommouth, quien, como ya sabes, es quien origina el mito artúrico en la literatura (Chrétién es muy posterior): ¿cuál es?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s