Tristán e Isolda en el arte

Por: Rebeca Di Napoli y Manuel González.

A lo largo de la historia han surgido diversas manifestaciones que han tratado el tema del amor entre Tristán e Isolda, y por supuesto, el arte no podía dejar de ser una de ellas. Diversos pintores han desarrollado versiones diversas sobre este idilio; y todos, por supuesto, le han dado toques personales, así como representaciones subjetivas a sus trabajos.

Uno de los compositores más llamativos en lo referente a esta leyenda en el arte fue Rogelio de Egusquiza y Barrena (Santander, 1845 – Madrid, 1915), pintor español, escultor y grabador, que fue especialmente conocido por ser amigo del compositor alemán Richard Wagner, lo que le llevó a realizar pinturas con temática wagneriana, así como contribuir a la difusión de su estética en Madrid.

640px-rogelio_de_egusquiza_-_tristan_and_isolt_death_-_google_art_project

Tristán e Isolda (La muerte).

Técnica: óleo sobre lienzo.

Esta obra recoge la leyenda medieval de Tristán e Isolda, recuperada en 1865 por el compositor alemán Richard Wagner, como símbolo de la victoria del sentimiento sobre la razón.

Egusquiza recoge el momento en el que Isolda cae envenenada sobre el cadáver de Tristán. Y el final del drama, con la muerte de los amantes, ha sido provocado por una confusión de filtros, unos ponzoñosos y otros pasionales, que han llevado al equívoco, provocando la muerte de Tristán y el envenenamiento voluntario de Isolda.

Este tema fue tratado extensamente por los maestros de la escuela simbolista y prerrafaelista, como John William Waterhouse, John Everett Millais, Edward Burne-Jones, John Duncan, W. Turnball, Rogelio de Egusquiza, Herbert James Draper, Edmund Blair Leighton, Marc Fishman, Evelyn Paul, Edmund Blair Leighton, August Spiess (en la forma de frescos en el castillo de Neuschwanstein), Gustav Klimt, Aubrey Beardsley, etc.

Aunque la leyenda de Tristán e Isolda está ambientada, originalmente, en la Irlanda dominada por vikingos, en el arte y las representaciones se muestran otros esquemas culturales o de épocas distintas: todo dependía del autor que los retrataba.

752px-john_william_waterhouse_tristan_and_isolde_with_the_potion

Por ejemplo, John William Waterhouse, en Tristán e Isolda compartiendo la poción, muestra un paisaje medieval, en el que la pareja se encuentra sobre la cubierta de un barco, con un paisaje de fondo donde se aprecia un castillo lejano. Este autor, al principio de su carrera, mostraba más interés por los temas neoclásicos, pero esto cambia con el tiempo y empieza a tratar temas literarios, como lo hizo con su obra de Tristán e Isolda (1916).

Otros artistas que trataron el tema de esta pareja en un ámbito “medieval”, por así decirlo, alejándolo un poco de ese mundo vikingo en el que se desarrolla la historia fueron los artistas N.C. Wyeth y Marc Fishman; este último, a pesar de ser un artista contemporáneo, trabaja de manera magistral en un estilo bastante particular.

Manuel González.

Salvador Dalí era muy reconocido por su tan peculiar estilo de pintura, el cual, y en su mayoría, son autorretratos. En el caso de esta obra, cuyo tema central es el romance de Tristán e Isolda, a simple vista parece que la obra narrara solo y únicamente la vida de estos dos amantes con un amor prohibido o no correspondido, fiel al poema; sin embargo, no es la única interpretación que existe o la única intención por parte de Dalí. 91

El cuadro no solo representa esta trágica historia de un amor prohibido o no correspondido sino que, también. es un auto retrato de Dalí: él personifica a Tristán, por el mero hecho de la concepción que él tiene de su vida y sus pensamientos, se identifica con  el artista puesto que Dalí siempre se sentía como un ser extraño ya que no tenía ninguna reacción o emociones en cuanto al amor, uno de sus más grandes problemas y eso es lo que quiso reflejar en ese amor no correspondido en alguien incapaz de sentir o experimentar todo lo que se refiere al amor; en cuanto a Isolda, sí puede tener estas sensaciones, y por esa razón, son distintos, porque uno si siente y tiene vida y el otro cree que está muerto.

La paleta de colores fríos y obscuridad da esa cualidad de tristeza, de desolación, incomprensión y dolor.

3390836-4873223Otra representación de esta leyenda es la elaborada por August Spiess en 1881, con “Tristan en donnant le Philtre d’Amour à Iseult” (Tristán da la poción de amor a Isolda). Como se puede observar en esta pintura, el artista revive el momento en el cual  Gottfried, otro poeta que adaptó el poema original, Tristán e Isolda se enamoran al momento de tomar de esta “pócima de amor verdadero” en cambio Wagner lo hace desde el primer momento en el que ambos se enamoran.

El empleo de colores llamativos y brillantes le dan la luminosidad y claridad al la escena y se recrea con más vida, especialmente cuando ambos intercambias miradas pues se difiere que ya bebieron de la pócima y cayeron enamorados.

Esta paleta de colores son perfectas para resaltar ese momento único y especial como feliz entre ambos. Se observa un atardecer lo que da indicios al anochecer que como en Romeo y Julieta, se vuelve su aliada, para poder verse y estar juntos sin miedo a ser vistos ya que su amor es imposible o no correspondido.

Otra pintura llamativa sobre este tema y de el mismo autor es “Reunion in the Death of Tristan” (Reunión en la muerte de Tristán). isolda-muerta-de-amor

Como se observa ya estamos en presencia del fin del poema de  esta pareja enamorada y tal como se ve es una tragedia: momento muy delicado, familiar y en teoría íntimo; es el último adiós de este amor lejano, el artista aporta tonos obscuros para reflejar no solo perspectiva y realidad, sino que es una dolorosa despedida, empleo colores obscuros y sombríos para resaltar ese momento tan triste y depresivo.

En el rostro de Isolda se ve notoriamente destruido y ensombrecido, debido a que un  parte de ella se ha ido  y nunca regresará a su lado, reflexión y penitencia  se ven entre las facciones de la joven; y en cuanto a Tristán, está postrado en la cama, mucho más pálido que Isolda, para dar la impresión de la muerte que abruma toda la escena. Este es un momento único y especial donde no se sabe qué será de la vida de Isolda, aunque se puede deferir que piensa o en el suicidio o caer en una depresión terrible debido a este suceso que como es entendible le azote su corazón y su mundo se le derrumba.

Sin embargo, hay un contraste o un juego entre luces y sombras y colores fuertes y claros para dar distinción, e incluso más realista, se busca que el espectador se relacione con la pintura y sienta lo que Isolda siente en ese momento.

Rebeca Di Napoli.

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Un comentario en “Tristán e Isolda en el arte

  1. Excelente post! Sólo tengo dos preguntas: 1) Por qué se ve la cubierta de un barco en los cuadros de Spiess y Waterhouse?; 2) ¿Dónde es posible ver el simbolismo de lo señalado en el cuadro de Dalí? ¿En qué elementos?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s